Sin nada más...

Con las manos vacías me presento al mundo, únicamente ofrezco unas palabras que puedan llegar a la gente que vive aislada de sí misma y ayudar a ver lo que su interior, y el mundo entero, quiere hacerle saber.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Mira e imagina


Caminas por la calle, sin poder remediarlo, la gente, completamente ajena a tus pensamientos camina a tu lado, se cruzan contigo diariamente, no conocen tu nombre y en muchas casos no recuerdan tu cara. Sin embargo tu mente funciona, tú te fijas en ellos y tu mente juzga, a todo el que recibe una mirada tuya. Acto seguido, piensas, creas una imagen de ti mismo; y, orgulloso de lo que tu mente ha creado para ti, subes la cabeza y caminas mirando con desprecio a todo esa gente que ves en cada acera, en cada parque. En ese momento es cuando la gente se fija en ti, ahora si, se detiene a mirarte, notando tu ego a metros de distancia, notando ese escalofrío de aire de superioridad que creas y les recorre la espalda. Ahora sí, es cuando sus mentes trabajan y juzgan, pero con la diferencia que ellos han visto o sentido tu forma de ser, como miras, como piensas y como reduces a los demás a simples baldosas en tu camino. Ellos no juzgan, clasifican.

A pesar de esto, todos somos humanos y juzgamos a gente sin conocerla, gente que seguramente nos cruzaremos, pero no llegarán a significar nada. Pero cuando tratas del mismo modo a aquellos que te han prestado algo de apoyo, intentado dar una oportunidad, aquellos que incluso te han llegado a querer; cuando te comportas con esa misma superioridad con ellos, esas baldosas que te separaban del pedregoso camino se resquebrajarán, faltando cada vez más apoyo, llegando al punto de dejarte continuar el camino con tus propias ilusiones como únicas compañeras. Cuando te pares a mirar a tu alrededor te verás solo en un descampado en el que ni la luz quiere mirar. Habrás perdido todo rastro de donde provenías, pues no hubo nadie que te indicara el camino, nadie que te acompañara en el viaje. Piensa antes de juzgar, conoce sin pretender dominar; los demás te han dado varias oportunidades que tú mismo rechazaste.

Si crees que puedes pensar así, si crees que estás clasificando sin juzgar erróneamente, pregunta cómo tratan los demás a las personas; recuerda como las has tratado tú. Si todos los que preguntas te dan la razón y has clasificado sin juzgar erróneamente, enhorabuena, esta entrada no es para ti; si no, si quieres seguir dando muestras de inmadurez y volver a tu infancia criticando físicamente a una persona, seguramente un espejo podría corregirte un par de detalles.

Ahora, después de ver tu verdadero reflejo, recuerda tus creaciones. Ahora si, piensa realmente e imagina lo que quieras, de ti depende acabar perdido sin posibilidad de retorno.


Fdo.: ...

2 comentarios:

  1. Solo puedo decir una cosa: gran entrada y gran verdad.

    ResponderEliminar